no más violencia contra las mujeres

no más violencia contra las mujeres

lunes, 25 de junio de 2007

entrevista completa a madre de niña lanzada desde el 7°piso por Alfredo Cabrera

foto: Cecilia Morales B.
Claudia Neira Oportus

TODAS SOMOS ELLA…
La ausencia de su hija en la casa en que vivieron juntas es absurda… No quiere vivir su duelo como víctima, pero no desconoce esa calidad, no quiere ser un estereotipo, tampoco quiere un altar para su hija, siente que este juicio ha sido “eterno” y considera que es “impresentable” que el femicida y su defensor se atrevan “a pedir algo”…

Alfredo Cabrera Opazo, el criminal que asesinó a su hija Javiera de 6 años, lanzándola desde un séptimo piso el 19 de diciembre de 2005, y que casi mata a Claudia Neira Oportus, la madre de Javiera, hace pocos días habría apelado con un recurso de nulidad ante la sentencia de presidio perpetuo calificado que lo dejaría recluido 40 años sin beneficios. Antes del juicio que mostró su frialdad y ausencia total de culpa, pidió tres veces las libertad condicional, cada vez mujeres feministas acompañaban a la sobreviviente de este femicidio con pancartas de denuncia de la violencia machista. Claudia siempre estuvo entre ellas, porque esta mujer entró a la sala del juzgado sólo el día 9 de mayo, cuando debió declarar y solicitó a los jueces un biombo para no ver la cara del asesino de su hija.

AGRESOR: “MATÉ A LA JAVIERA”
En el verano de 2005 había sucedido la separación definitiva de Claudia del agresor y en octubre él la había llamado telefónicamente amenazándola, por lo que ella había interpuesto una denuncia por violencia intrafamiliar. Antes de eso, Javiera ya había mostrado los primeros indicios de estar creciendo, “pensando por sí misma”, se había comenzado a molestar con las actitudes de su padre, había empezado, según cuenta Claudia, a ser “muy ella”.
El fatídico 19 de diciembre el femicida sacó a Javiera del auto de su madre violentamente, se dio el tiempo de llevarla en ascensor a su departamento, de abrir la puerta a Claudia, agredirla, de tomar a la niña y lanzarla… y como si eso fuera poco, luego de consumar su crimen, llamó a la madre de Claudia para anunciarle: ¡maté a la Javiera!

¿Viviste violencia antes de ese día 19 de diciembre de 2005?
Yo viví mucha violencia, pero demoré harto tiempo en poder identificar la magnitud de la violencia que vivía. Quien me violentaba, Alfredo, siempre lo hacía desde una condición de víctima, siempre parecía que su violencia surgía desde sus propias crisis, entonces, casi sin darme cuenta, la responsable era yo, porque no comprendía, porque era indolente… Ahí comenzaba la agresión.

¿No lo conversaste con nadie?
Era muy tormentoso, al principio yo no me atrevía a reconocerlo públicamente porque me producía mucha vergüenza, me sentía muy responsable de lo que vivía. También sentía que era una violencia que sólo me afectaba a mí, entonces aguantaba…
El último tiempo, claro, lo había empezado a abrir, comencé una terapia, le pedí ayuda a mi madre, hice la denuncia y lo hablé con amigas, sin embargo era incapaz de imaginar todo lo que ocurriría después.

Claudia es una mujer que a veces, muy pocas, se ríe, y cuando lo hace, es generalmente con un dejo irónico. Desde que Javiera fue asesinada la llora todos los días, pero eso sólo nos lo cuenta, jamás llora delante de otras o de extraños, y está resuelta a no transformar su doloroso y femenino horror en un show que exponga el dolor de las mujeres como espectáculo. Igual nos atrevemos a preguntar…

¿Cómo era la Javiera?
La Javi, mi Javi, era la más linda de todas las hijas – como todas las hijas, era un motorcito brillante, lleno de energías, luchadora, muy parada en la vida, le gustaba disfrutar todo a concho, a su abuela, a sus tías y sobre todo a sus primos. Le gustaba la comida rica, los chocolates, la ropa, zapatos y carteras, con harto brillo. Se ponía pintura en los labios, era habladora, reclamona, y muy cariñosa. Era muy regalona, casi todas las noches se iba a mi cama y se apegaba. Ella ya estaba más grande y comenzábamos ser más compañeras. La estaba disfrutando mucho…

LA SOCIEDAD NO SE RESPONSABILIZA
Claudia es socióloga, es feminista y opina políticamente que las feministas se han obnubilado con la salida a lo público: “es como si la violencia intramuros, permitiera compatibilizar la vida pública con la privada y seguir siendo agredidas”…

¿A qué te refieres?
A que no importa que las mujeres estemos copando el mercado laboral, estemos estudiando, accedamos a un trago después del trabajo, si al llegar a la casa seguimos siendo agredidas. Para mí ese es un indicador de que nada ha cambiado, que las mujeres seguimos siendo sacrificadas por el patriarcado.

Tú has hablado de un juicio político, lo que ha sido criticado ¿por qué?
Mucha gente me ha preguntado lo mismo y yo cada vez que tengo ocasión habló de la necesidad de que éste juicio sea político, que tenga referencias reales que no oculten las verdaderas bases en que se desarrollan estos actos contra las mujeres: la violencia de género.

¿Cómo ves la violencia de género?
La veo y la vivo como la superioridad que alguien que se siente inferior, necesita demostrar. Cuando dos personas se valoran por igual, no es necesario cachetear a la otra, ni demostrar así tu poder. Sólo cuando no tienes valor alguno, entonces golpeas para hacerte valer. Necesitas cada vez agredir más, porque la relación es inversamente proporcional, cada vez que eres agredida valoras menos, y como valoras menos eres más agredida. Eso es género, por eso yo he querido dar esta lucha junto con mujeres, organizaciones de mujeres y feministas.

¿Estás diciendo entonces que todos los juicios por VIF son o deberían ser políticos?
Estoy diciendo que quisiera también que otras mujeres dieran la pelea porque es nuestra responsabilidad no permitir la impunidad sobre los delitos que dañan a mujeres, niños y niñas.

Muchas veces, observadores en vez de colocar su atención en el femicida, busca "la culpa de la mujer", se pregunta: "pero cómo ella puede aguantar" ¿qué dices a eso?
El ojo se pone donde se quiere poner. La violencia contra las mujeres es transversal, todas las personas han tenido cierta proximidad con el problema y creo que no quieren abordarlo porque significaría asumir una crisis social… Preferimos decir: “es ella la que aguanta, ella la que provoca, ella la que no hace nada”. Así la sociedad no se responsabiliza.

LA JUSTICIA NO RESUELVE LA DIGNIDAD
El día que se definió el juicio, el 20 de mayo, la condena la había “dejado tranquila” porque “este sujeto no va a andar dando vueltas por la calle”. Claudia quien está a punto de titularse como abogada, afirma que “la libertad tiene requisitos” y que Cabrera Opazo “no cumple ninguno de ellos”. Sin embargo, la capacidad de resolución de la legalidad y la Justicia como institución es limitada. Para Claudia, la madre de Javiera: “no resuelve lo fundamental, la vida de mi hija”, tampoco resuelve la dignidad de que mi niña no lleve más el apellido del sujeto que le quitó la vida, creo que ella no merece ser llamada como hija de ese asesino, debe ser Javiera Neira Oportus, que se quede con los apellidos de su única familia.Tengo la certeza que ella no quisiera ser vinculada a ese personaje que le truncó la felicidad a ella y a todos quienes no podremos olvidarla jamás”.

Claudia se encuentra actualmente con una parálisis facial y con sólo un 25% de visión en su ojo izquierdo, todo a consecuencia del intento de asesinato contra ella por parte de Cabrera Opazo quien la golpeó en el suelo y luego la atacó en el cuello con un objeto cortante mientras Javiera lloraba a gritos, momento en que este hombre tomó a la niña y la lanzó al vacío… La condena por casi asesinar a Claudia, independiente de la que recibió por el “parricidio” de Javiera, son sólo 8 años que no cumplirá porque desde lo legal ya tiene los otros 40… Dentro de todo, sólo 8 años parece una mala señal para otras sobrevivientes que como gritan las feministas puede ser tu hija, puede ser tu hermana... Aún peor sería que la corte de apelaciones revocara esta sentencia, aminorándola… habrá que esperar para saberlo, otro mes de “juicio eterno” para la madre de Javiera.

Victoria Aldunate Morales
Memoria Feminista
Feministas Autónomas
Este texto es la entrevista original realizada a Claudia Neira por Victoria Aldunate, con los créditos respectivos

2 comentarios:

Argonauta Callejero dijo...

Estimadas compañeras: quisiera su autorización para reproducir parcial o totalmente este artículo en mi blog www.cuadernosdelargonauta.blogspot.com
Mi nombre es Mauricio Feller, soy periodista y a veces creo que poeta. Mi correo es argonautacallejero@gmail.com

Brenda Castro Jarques dijo...

soy periodista también y me gustaría obtener más información del caso y d la protagonista, será posible que me contacten a bcastroj@gmail.com por favor, es importante para mí xq estoy haciendo un reportaje sobre el femicidio y la violencia intrafamiliar...gracias!!